Notas Técnicas - 08 AGO 2017
La importancia de una protección completa de su cultivo
Por Ing. Sebastián Parola - Jefe de Producto

El manejo de las enfermedades en los cultivos de trigo y cebada es un punto muy importante a la hora de alcanzar altos rendimientos. Una baja eficiencia en el control de los patógenos en los cereales de invierno puede causar pérdidas muy grandes, produciendo en algunos casos caídas en los rindes mayores al 50%. De esta manera el uso de un fungicida de amplio espectro de control resulta ser una herramienta fundamental para asegurar el mayor rendimiento del cultivo.

 

Por otro lado, y si bien sabemos que hay variedades que cuentan con un buen perfil sanitario para determinadas enfermedades, la alta presencia de inóculos, sumado a condiciones ambientales que favorezcan el desarrollo de los patógenos pueden terminar quebrando esta resistencia. Bajo esta situación el uso de fungicidas resulta ser fundamental no solamente para lograr los mayores rendimientos sino también  para mantener y complementar dichas resistencias.

 

De esta manera en años con condiciones de temperaturas moderadas y alta humedad, como se viene dando en las últimas campañas, se produce un mayor desarrollo y presión de las enfermedades por lo que resulta necesario proteger a los cultivos con un fungicida de gran residualidad y amplio espectro de acción como Acento.

 

Acento es un fungicida que combinan en su formulación dos principios activos, Tebuconazole y Azoxystrobin, lo que le permite lograr un efecto curativo, preventivo y erradicante de los patógenos que afectan a los cultivos de trigo y cebada.

 

De esta manera la molécula de Tebuconazole, fungicida sistémico perteneciente al grupo químico de los triazoles, ejerce una acción preventiva y curativa que permite proteger tanto el exterior como el interior del cultivo sin presentar riesgos de lavado del producto.

 

A su vez la molécula de Azoxystrobin, fungicida perteneciente al grupo de las estrobirulinas, cuenta con un efecto sistémico y de contacto, de acción preventiva y antiesporulante lo que logra el mejor control y la máxima residualidad frente a las principales enfermedades foliares.

 

De esta manera Acento es un fungicida completo en su formulación que cuenta con un amplio espectro de control, logrando una gran residualidad lo que resulta fundamental para alcanzar la máxima protección del cultivo y el máximo rendimiento.

ENVIA TU COMENTARIO
 
Nombre
 
Email
 
Comentario